SISTEMAS DE SEGURIDAD > VENTILACIÓN < VOLVER
Ventilación
Detectores de monóxido de carbono (CO) y de óxido de nitrogeno (NO)
Con el objetivo de poder tener en el interior de los túneles de una calidad óptima del aire, el sistema informático de ventilación debe conocer en todo momento el nivel de CO o NO existente originado por la combustión de los motores de los vehículos, y en base a este dato determinar el régimen de ventilación (número de ventiladores en funcionamiento).
 
Para ello, se cuenta con detectores de monóxido de carbono (CO) y de óxido de nitrógeno (NO), que recogen datos relativos a la concentración de estos gases, presentes en el aire del interior de todos los túneles y, posteriormente, las envían al sistema de ventilación para que actúen en consecuencia.
Detectores de visibilidad
Con el objetivo de que se pueda conducir con las mejores condiciones de visibilidad en el interior de los túneles, el sistema informático de ventilación debe conocer en todo momento el nivel de concentración de partículas en suspensión que existe en el aire.
 
Para ello, se dispone en los túneles más largos de la concesión de detectores de visibilidad (opacímetros), que recogen datos relativos a la concentración de partículas en el aire, y posteriormente las envían al sistema de ventilación para que determine el régimen de ventilación (número de ventiladores en funcionamiento).
Detectores de sentido y velocidad del aire (Anemómetros)
Con el objetivo de optimizar el funcionamiento del sistema informático de ventilación se debe conocer en todo momento el sentido y velocidad del viento en el interior de los túneles.
 
Para ello, se cuenta con detectores de velocidad y sentido del viento (anemómetros) en cada uno de los túneles. Estos datos sirven para que el sistema de ventilación determine el sentido y el número de ventiladores que se deben activar.
Sala de control
La Sala de Control de los túneles permite, de manera centralizada, el mando, regulación y control informatizado del estado de todas las instalaciones de la concesión.
 
La Sala de Control está permanentemente (365 días, las 24 horas) controlada por uno o dos operadores, según la intensidad del tráfico. Estas personas se encargan de supervisar y controlar los sistemas que gestionan el funcionamiento de los túneles (sistema de iluminación, sistema de ventilación, sistema de señalización, etc.).
 
Para ello, el operador dispone de un doble sistema de ordenadores por motivos de seguridad, desde el que recibe las alarmas y ejecuta las órdenes pertinentes. También visualiza un conjunto de monitores de televisión que le permiten ver prácticamente la totalidad de la concesión. Además, dispone de un cuadro sinóptico que le ofrece una visión general del estado de todos los elementos de gestión de los túneles (semáforos, señales de velocidad, ventiladores, postes SOS, etc.).
Ventilación y extracción de humos
Con el objetivo de que haya las mejores condiciones ambientales en el interior de los túneles, la concesión dispone de ventiladores gestionados mediante un avanzado sistema de control informático.
 
Este sistema activa el funcionamiento de los ventiladores en función de los niveles de visibilidad y de la concentración de CO o NO generados en la combustión de los motores de los vehículos (monóxido de carbono). 
 
La función de la ventilación en caso de incendio es fundamental. De esta forma, con una adecuada ventilación se impide la creación de turbulencias en la zona del incendio y se controla que el humo quede en la parte superior del túnel para una posterior extracción (ya sea por las bocas de los túneles o por las chimeneas creadas para tal fin).